Grupo de práctica
MEDITAR: QUÉ, PARA QUÉ Y CÓMO

Un espacio de serenidad y fortalecimiento interior

"...La felicidad no es algo que se encuentre al final del camino; la felicidad está aquí y ahora. La práctica de la meditación no es una evasión ni una fuga. Significa utilizar la fortaleza generada por la energía de la atención plena para conectar profundamente con la vida. No existe, en ausencia de esa libertad y concentración, felicidad posible". (Tich Nhat Hanh)

OBJETIVO:

  • Propiciar un encuentro de personas dispuestas a explorar, descubrir y practicar la meditación estabilizadora como algo útil para elevar niveles de consciencia, cultivar la serenidad y cuidar la calidad de la vida.

DINÁMICA DE TRABAJO:
Cada reunión dura 60 minutos distribuidos así:

  • 15 minutos para una lectura corta, revisión de conceptos clave, comentarios y preguntas

  • 35 minutos de práctica

  • 10 minutos de conclusiones y cierre

LECTURAS GUÍA:

Fragmentos escogidos de los siguientes libros:

  • Meditar: para qué y cómo - Karlfried Graf Dürckheim

  • Estás aquí - La magia del momento presente - Tich Nhat Hanh

  • Corazón Abierto, Mente Lúcida - Thubten Chodron

  • La Meditación - Consejos a los principiantes - Bokar Rimpoché

  • El gran libro de la meditación - Ramiro A. Calle

Fecha: lunes no festivos de 2019 - No hay requisitos previos. Pueden asistir a cualquier reunión siempre y cuando se inscriban previamente.

Hora: 7:00 a 8:00 AM - 1 hora

Dirigido a: personas interesadas en la meditación como un camino favorable a la Vida Buena.

Costo: No tiene costo

Cupo:  7 personas

Lugar: Carrera 22 #122-68 (302)

Acompaña:

J. CAMILO ROA MACKENZIE

Orientador y Coach Existencial

SENTADO...

El gato se sienta al sol.
El perro se sienta en el pasto.
La tortuga se sienta en la roca. 
La rana se sienta en el nenúfar.

¿Por qué la gente no es así de inteligente? 

 

A quienes siguen el Tao les gusta señalar la sabiduría de los animales. Cuando ven un gato sentado inmóvil al sol o una tortuga que estira su cabeza hacia arriba en una quieta pose, dicen que esos animales están meditando. Saben cómo estar quietos y conservar su energía interior. No se disipan en actividades inútiles sino que se retiran dentro de sí mismos para recargarse. 

Es la gente quien etiqueta a la meditación como una especie de actividad religiosa. En realidad no es el caso. Algo parecido a la meditación sucede cuando dormimos, o cuando estamos absortos leyendo un libro, o cuando “soñamos despiertos” y quedamos tan perdidos en un pensamiento o en una imagen que no notamos lo que sucede a nuestro alrededor. 

No hay razón para pensar que la meditación es algo fuera de lo común. Más bien lo contrario. La meditación es la expresión más pura y natural que podemos tener. La próxima vez que veas a un gato o a un perro sentado tranquilamente y admires la naturalidad de su actuar, piensa en tu propia vida. No medites porque es parte de tu programa o requerido por tu filosofía particular. Medita porque es natural. 

Tomado de:365 meditaciones Tao #294

SENTIDO VITAL ®

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Logo-Instagram
  • YouTube Social  Icon

Carrera 22 #122-68 (302) - Bogotá, Colombia​

Móvil: +57-310 2942041​

Email: camiloroa@sentidovital.com