ESCUELA DE MAESTROS

La educación, además de ser una actividad de profunda responsabilidad, es una excelente oportunidad de desarrollo humano, convivencia, creatividad y encuentro de sentido.

En el ejercicio de su vocación, el educador entra en contacto con aquellos aspectos internos que le permiten observarse, conocerse y trascenderse, encontrando la fuerza y las condiciones apropiadas para que aflore lo mejor de sí mismo; por esto, ser educador es una experiencia para ser, crecer y trascender.