DESARROLLO HUMANO

Todos queremos ser felices, o por lo menos no ser infelices. Pero la felicidad no es el deseo satisfecho o la ausencia de problemas; es un estado de paz interior que no depende tanto de lo que nos pasa, como de lo que hacemos con lo que nos pasa. Alcanzarlo requiere consciencia, cuidado, serenidad, acción y esfuerzo.

A partir de experiencias participativas diseñadas para generar un aprendizaje significativo, los integrantes son movilizados hacia un entendimiento más amplio de sí mismos, de sus propias capacidades, oportunidades, creencias y temores que fortalecen o restringen el logro de sus objetivos y su percepción de Sentido Vital.

Conversacion-Pareja-Adolescentes-400x300